IMPLANTACION DE LA NORMA ISO 9001

Aplicando una metodología enfocada al control de los procesos y un software específico se consiguen reducir considerablemente los tiempos y costes de la implantación



La implantación de un sistema de calidad para su certificación bajo los requisitos de la norma ISO 9001 es un proceso que frecuentemente necesitaba de un plazo largo en el tiempo y generaba dificultades derivadas de una excesiva burocratización y generación de documentos. Por esta razón, la certificación suponía en ocasiones un reto costoso y complejo, difícil de asumir para muchas pymes.

Sin embargo, con la aplicación de una metodología enfocada al control de los procesos y el apoyo de una herramienta informática específicamente diseñada para ayudar a simplificar y optimizar la implantación y posterior gestión de estos sistemas, cualquier empresa puede certificar la calidad de sus procesos en un período reducido de tiempo y sin necesidad de realizar un esfuerzo importante.

La implantación de sistemas basada en una metodología de trabajo parametrizada en tiempos de ejecución simplifica el proceso y establece un esquema de trabajo que garantiza el cumplimiento de los plazos marcados.
Esta metodología se basa en un enfoque a procesos, estableciendo puntos críticos de control para cada uno de ellos. El proceso de implantación se desarrolla en fases perfectamente definidas, para cada una de las cuales se establecen una serie de acciones a implementar.
El método parte de la definición de los procesos, a cada uno de los cuales se le asigna un responsable y unos implicados. A partir de aquí se establecen puntos de control para cada proceso en los que se define el responsable, el elemento a controlar, el método de control y el criterio de aceptación.
Con este planteamiento se evita la creación y mantenimiento de una gran cantidad de procedimientos que no aportan valor al sistema, y al mismo tiempo se consigue reducir enormemente la documentación del mismo. De una forma sencilla y eminentemente práctica, el proceso define a lo largo de las fases aspectos como la Política de Calidad, el Mapa de Procesos, la Formación, el Control de la Documentación y los Registros, las Incidencias y Acciones de Mejora, la medición de la Satisfacción de los Clientes, la Evaluación de Proveedores, la Calibración de Equipos de Medida, la definición de Indicadores, la elaboración del Manual de Calidad, la Distribución de la Documentación, la Planificación de Auditorías, la Definición de Objetivos y la Revisión por la Dirección.

Como concreción práctica de la aplicación de este método, el software q-bo.org ha sido desarrollado por expertos profesionales con amplia experiencia en la implantación y auditoría de sistemas de calidad.
Q-bo.org recoge en sus 13 módulos toda la información necesaria para la certificación del sistema de calidad bajo los requisitos de la norma ISO 9001. El resultado es que los tiempos de implantación del sistema se reducen en hasta un 60%, permitiendo completar el proceso que comienza con el diagnóstico inicial y finaliza en la auditoría previa a la certificación en un plazo total de entre 3 y 4 meses.
Esta importante reducción en el plazo de implantación supone una gran ventaja para la empresa, que disminuye de forma considerable los recursos empleados en el proceso, ahorrando tiempo y dinero.
Por otra parte, el profesional de la consultoría en calidad puede ofrecer a sus clientes servicios mejorados, aportando valor a los mismos y rentabilizando sus proyectos.
Además, con q-bo.org la empresa cuenta con un sistema de calidad informatizado que le permite gestionar la mejora continua de forma sencilla y eficiente, distribuir la documentación electrónicamente y emplear sus recursos en la mejora.

En definitiva, existen formas por las que cualquier empresa puede certificar su calidad bajo un estándar internacional, sin que ello suponga un gran esfuerzo.